Entrenamientos  2016

 

Minis  2006 – 07 – 08 – 09 – 10  ( desde los 6 a 10 años  )

Damas; Martes – Jueves  de  17.30  a  18.30 hs. y  Sábados  de  10.00  a  12.00 hs.

Caballeros; Lunes – Jueves  de  17.30  a  18.30 hs. y Sábados  de  10.00  a  12.00 hs.

 

Infantiles  2004-2005   ( 11 – 12 años )

Damas;  Martes  de  17.30  a  19.30  hs.  y  Jueves  17.30  a  19.00  hs.

Caballeros;  Lunes  de  17.30  a  19.30 hs.  y  Jueves  17.30  a  19.00  hs.

 

Menores  2002-2003   ( 13 – 14 años )

Damas;  Martes  de  17.30  a  19.30  hs.  y  Jueves  17.30  a  19.00  hs.

Caballeros;  Lunes  de  18.30  a  20.30 hs.  y  Jueves  17.30  a  19.00  hs.

 

Cadetes  2000-2001  ( 15 – 16 años )

Damas;  Martes  de  19.00  a  21.00  hs.   y   Jueves  19.00  a  20.30  hs.

Caballeros;  Lunes  de  18.30  a  20.30 hs.   y   Jueves  19.00  a  20.30  hs.

 

Juveniles  98 – 99  ( 17 – 18 años )

Damas;  Martes  de  19.00  a  21.00  hs.   y   Jueves  19.00  a  20.30  hs.

Caballeros;  Lunes  de  19.30  a  21.30 hs.   y   Jueves  19.00  a  20.30  hs.

 

Juniors  95 – 96 – 97  ( 19 – 20 – 21 años  )

Damas;  Lunes  de  21.00  a  23.00  hs.  y  Jueves  20.00  a  22.00  hs.

Caballeros;  Lunes  de  19.30  a  21.30 hs.  y  Martes – Jueves  21.00  a  23.00  hs.

 

Mayores  (  22  años  en  adelante  )

Damas;  Lunes  de  21.00  a  23.00  hs.  y  Jueves  20.00  a  22.00  hs.

Caballeros;  Martes  y  Jueves  21.00  a  23.00  hs.

 


Juniors  Damas  Apertura  2016

 

h

 

Si de dejar todo se trata, estas “PIBAS” la tienen clara. Tanto adentro y afuera de la cancha de la cancha.

Una gran demostración de carácter.

Se sufrió y se alentó desde muchos lados!

Quinta copa levantada por esta categoría!

 

FELICITACIONES CAMPEONAS!!! #Juniors #DBH


handball 2016

10428674_10153095524313839_6372776510189294173_n


Federico Fader

Como entrenadores y, principalmente, como padres nos toca la difícil tarea de guiar, acompañar, el proceso de desarrollo de nuestros deportistas e/o hijos. Muchos son los interrogantes sobre las intervenciones adecuadas dentro del deporte en los distintos periodos del desarrollo del niño y, también lo son, los criterios para definir dichos periodos. Claro que, las diferencias inter-individuales también juegan un rol trascendental en este camino pero, el reconocido entrenador estadounidense Matt Russ, resume lo que considera los tres principales errores que podemos, generalmente, cometer.


En más de dos décadas entrenando atletas, he tenido el placer de ver a algunos de mis atletas juveniles hacer todo el camino hasta el nivel profesional. En el camino he desarrollado una perspectiva algo global sobre lo que se necesita para pasar de este punto A al punto B, muy distante. Trabajé con algunos padres maravillosos que han contribuido en gran medida al éxito de sus hijos. Pero, por desgracia, fui testigo de más padres en algún momento, sin saberlo y siempre con las mejores intenciones, sabotear el futuro deportivo de sus hijos. Si hubiesen escuchado unas cuantas reglas sencillas, o examinado algunos de sus motivos, no sólo su hijo hubiese sido un mejor atleta, podría haber sido un mejor competidor, más feliz, y un niño más sano.

Si usted se encuentra emocionado con el potencial de la carrera deportiva de su hijo, lo invito a tomar una mirada objetiva sobre el tema. Y, si usted se encuentra haciendo cualquiera de las siguientes tres cosas, puedo casi garantizar que su hijo no va a terminar donde usted cree que lo hará.

1) Imponer sus propias ambiciones sobre su hijo. Me parece interesante que algunos de los atletas más consumados que he conocido no son los padres autoritarios que se podría esperar cuando se trata de atletismo. De hecho, pueden tomar una actitud algo laissez faire hacia el atletismo de sus hijos pequeños. Mi opinión personal es que estos padres tienen una mayor comprensión del proceso de desarrollo. Sentar las bases, el aprendizaje de las habilidades, y manejando indulgentemente las trampas de la competición se colocan por encima de premios y galardones. Ellos están íntimamente familiarizados con la larga línea de tiempo y sacrificios necesarios para llegar a la cima de un deporte, e incluso las probabilidades de llegar allí. Ellos tienden a ser más respetuosos con los entrenadores y pacientes con el proceso de coaching. Ellos, en definitiva, han ganado una perspectiva que la mayoría de nosotros no posee.

Los padres que no han experimentado la competencia, simplemente, nunca desarrollaron los conjuntos de habilidades mentales necesarias de un atleta. Ellos pueden estar experimentando la competición atlética por primera vez a través del prisma de su hijo; que puede ser una pendiente muy resbaladiza. Otros creen que su hijo representa una “segunda oportunidad” para corregir los errores de su pasado atlético no tan ilustre. En cualquier caso, lo más importante a entender es que un niño preadolescente tiene tres motivaciones básicas para participar en un deporte: para divertirse, socializar, y para complacer a sus padres. Demasiados niños terminan simplemente haciendo esto último y, casi nunca, funciona por mucho tiempo. Estos niños rara vez duran en un deporte de competición de alto nivel, e incluso pueden llegar a dejar su deporte, después de años de desarrollo, ya que es una forma conveniente de rebelarse contra sus padres. Post-Competencia, a menudo, las primeras palabras que escucho de los padres son evaluativas o criticando cuando deberían ser simplemente “¿Te divertiste hoy?”

2) Sobre-especialización demasiado pronto. Una vez fui consultado por un padre un poco ansioso en cuanto al entrenamiento de su hija lesionada. El médico le había aconsejado tres semanas fuera entrenamiento para permitir que su lesión se cure, pero él sentía que esto era demasiado conservador y que su hija cedería demasiado terreno al tomar este tiempo libre. A propósito, ella tenía NUEVE años de edad. Obviamente él tenía su propia agenda en mente y no el mayor interés de su hija. Yo dudaba seriamente que ella todavía estaría compitiendo en su deporte a los doce.

Ha habido un aumento asombroso en lesiones ortopédicas entre los niños, en la última década. Esto se corresponde con el aumento de la especialización temprana en una sola disciplina deportiva. Los niños están entrenando muy duro, demasiado a menudo, demasiado repetitivo y demasiado temprano sin una base adecuada. Los programas de formación y entrenamiento se han aprovechado de esto, a menudo ignorando las directrices ortopédicos para la formación de los niños a favor de mostrar los primeros resultados a los padres. Los niños no tienen una plataforma lo suficientemente estable como para introducir entrenamiento de alto volumen, especialmente, durante las fases de crecimiento. Las lesiones en las placas de crecimiento, discos vertebrales, desgarros de menisco, y la tensión del tendón / ligamento pueden dejar a un niño con daño permanente. El cuerpo no está diseñado para repetir movimientos específicos, una y otra vez, especialmente a una edad temprana. Estamos diseñados para los movimientos multi-planares que, es más parecido, a “salir a la calle y jugar” versus el entrenamiento. Si realmente quiere desarrollar un atleta desde una edad temprana usted sólo haga eso, que los desarrolla. Desarrolla habilidades y coordinación general, la fuerza y la agilidad que es apropiada para la edad. Un buen entrenador / padre debe trazar las fases de crecimiento y el ajuste de la carga de entrenamiento en consecuencia, el seguimiento del descanso y la recuperación, la enseñanza y la imposición de una nutrición adecuada, y el desarrollo de habilidades mentales. Sin embargo, estas áreas igualmente importantes de oportunidad, a menudo se descuidan. La conclusión es que si su hijo está crónicamente lesionado, o incluso si sus compañeros mantienen un alto nivel de lesiones por uso excesivo, el sistema de entrenamiento y formación está fallando a su hijo, no importa qué tan bien sus mejores atletas están rindiendo.

3) Centrarse en un solo deporte. Es algo lógico creer que cuanto más tiempo es dedicado a la formación de un deporte, en un mejor atleta se convertirá con el tiempo. Y sin duda el ocasional Tiger Woods se presente. Pero esta mentalidad más a menudo deja a múltiples atletas jóvenes destrozados junto a la carretera. El desarrollo de un atleta es como abrir una puerta. Usted debe tener exactamente la llave correcta, que involucra a todos los interruptores de la cerradura, para abrir la puerta. El entrenamiento es sólo uno de los interruptores, no la llave.

Un niño no se auto-define en un deporte hasta la adolescencia, como he mencionado anteriormente. Con el fin de averiguar en qué son realmente buenos, realmente disfrutan, y realmente quieren tener éxito, ellos deben probar una serie de cosas. Esto es bueno, esto es saludable, y les impide quemarse en un solo deporte. Pero, muchos padres ven un poco de talento, de aptitud y quieren llamarlo el “deporte” de sus hijos. La participación en múltiples actividades deportivas, incluso, puede ayudar a prevenir las lesiones asociadas con el exceso de especialización. Usted debería preguntar a su hijo si quiere probar diferentes deportes, o incluso insistir gentilmente para hacerlo. Con el tiempo pueden reducir su enfoque. Unirse al equipo de fútbol que viaja a una edad temprana puede evitar que su hijo se vaya dando cuenta de que era más talentoso en (y apasionado) el béisbol.

Si su hijo es menor de doce años, y usted se encuentra en la línea lateral con las palabras “campeón”, “becas”, y “fenómeno” dando vueltas alrededor de su cabeza es probable que necesite un chequeo de perspectiva. Una de las lecciones más difíciles que tendrá que aprender es que en algún momento van a tener que decidir si quieren continuar en un deporte. Y no habrá nada que pueda hacer para hacerlos competir si ya no tienen la voluntad o el deseo. Es un simple hecho de que todas sus horas en el coche, los miles pagados para el entrenamiento y años pasados asistiendo a los juegos y prácticas es probable que, estadísticamente, conduzcan a ninguna parte. Pero eso no quiere decir que van a obtener el valor de la experiencia de la competencia. El deporte puede sacar lo mejor (y a veces lo peor), tanto en atletas y padres por igual. Los valores que se enseñan y ganan en el campo atlético serán mucho más valiosos que cualquier premio; valores como la deportividad, el honor, la integridad física, el trabajo duro y el trabajo en equipo. La relación que usted desarrolla en torno a la competencia de su hijo tendrá un gran impacto en su futuro. Las decisiones que tome como padre tendrán un tremendo efecto no sólo en el desarrollo deportivo de su hijo, sino en su estado de salud, el bienestar y la ética. Seleccione sabiamente.


Matt Russ ha entrenado y formado atletas hasta el nivel profesional, a nivel nacional e internacional, por más de 20 años. Ha alcanzado el máximo nivel de licencias tanto de Triatlón y Ciclismo de EE.UU., y es entrenador con licencia de atletismo de EE.UU. Matt es el entrenador en jefe y propietario de “The Sport Factory”, y entrenador de atletas de todos los niveles de tiempo completo. También es autor independiente y sus artículos se ofrecen regularmente en una variedad de revistas y sitios web.


Consejo para Padres de nuestros deportistas

 

– Cada uno tiene su rol: los entrenadores entrenan, los árbitros arbitran, los jugadores juegan, TU DISFRUTAS

.

– TU TAREA ES APOYAR AL EQUIPO Y A TU HIJO, incitarlo a mejorar y a esforzarse, así que no pienses en el asesoramiento técnico.

Relájate y goza de ver a tu hijo practicar un deporte de equipo….

.

– No hay partidos sin dos equipos. No hay juego sin adversarios. LOS DEL OTRO EQUIPO SON NIÑOS IGUAL QUE EL TUYO.

Diviértete y aplaude lo más fuerte que puedas.

.

– Estar en el banco no es un fracaso, es el punto de partida. NUNCA DISCUTAS CON EL ENTRENADOR, explícale a tu hijo que empeñarse en los entrenamientos es la mejor manera de llegar, su esfuerzo tendrá su premio y llegará su momento.

.

– El partido es el punto culminante de una semana de entrenamiento. Valora los avances del equipo y de tu hijo, no pienses solo en el resultado.          No importa si se ha ganado, perdido o empatado. Piensa solo en lo que han mejorado.

.

APOYA A TU HIJO PARA QUE MANTENGA LA ILUSIÓN DEL JUEGO y que se divierta, no le aportes cargas ni le hagas pasar malos ratos con tus actitudes, festeja cada participación con alegría y respeto.